Confusión

He llegado a imaginar pájaros carmín capaces de volar sin batir las alas en un día tan estático, que el aire y la brisa decidieron sentarse a tomar café y hablar de los recuerdos que el viento se llevó.
He llegado a imaginar árboles alineados con las estrellas más bonitas de este cielo, que desprendían tanta perfección como la que dejas ver cuando separas los labios y susurras.
He llegado a imaginar la ventana de nuestro cuarto llena de agua en pequeñas porciones, que entre otras declaraciones de amor y siendo testigo de nuestras noches en vela, dice en primer lugar que anoche llovió un poco.
Y es que confundo la realidad con sueño cuando pienso en nuestra historia y no soy capaz de asimilar tantas emociones: que un pájaro planeando bajo un amanecer rojizo, queda muy bien si aún se ven las estrellas de la noche anterior; si acompaña un bosque perfecto tras la ventana de nuestro nido y el susurro de tu voz me declara tu amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s