Suponer una evidencia

Vamos a suponer que este odio viene a ser lo más parecido a un trozo de tela negra, con el que cubres tu fruta favorita para ahuyentarla de la luz porque un exceso podría consumirla.
Vamos a suponer que esta luz es, sin ir más lejos, que mis ganas y el empeño que pongo para que lo nuestro siga adelante.
Vamos a suponer que tu y yo somos dos árboles transparentes y que esta fruta de la que he hablado más arriba es lo que nace de nosotros cuando nos unificamos.
Vamos a suponer que esta fruta viene a ser lo que nosotros entendemos como amor.
Vamos a suponer que si te odio un poco, solo a veces, es para hacerte el favor de no hacerte creer -más bien saber- que te quiero tanto como digo y te demuestro.

Vamos a dejar de suponer cosas que ambos sabemos y no hablamos por miedo a escucharlo fuera de nuestra cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s